Al fondo hay sitio

Siempre hay espacio para uno más

Baila un Perú noviembre 15, 2007

Gracias a un amigo ayer fui de gorreona al preestreno de Mezcla, el show de danza que Vania Masias de D1 Dance , la productora Raquel en llamas  y la Calera han montado en el Teatro Peruano Japones. A pesar de que el taxi que me llevó junto a un grupo de amigos dio la vuelta al mundo por el centro de Lima (Cuzco – Plaza Francia – Av. Tacna – Alfonso Ugarte – Brasil y finalmente Escobedo), que esperamos por casi una hora a que empieze la función y ver como la gente se comenzaba a acalorar por la espera, aún mantenía una buena espectativa por ver la obra. Es que hace un par de años les hice un reportaje para la universidad al grupo de chicos que conforman la compañia de Vania Masias, fue una muy grata experiencia conocer gente que en nuestro país ama lo que hace a pesar de las dificultades y gente que los apoya y chambea bien como lo hace Vania.

Sin embargo, ver Mezcla fue como comerse un siete colores o tal vez un arroz con mango. Y no es por que a la obra le falte talentos o la producción no sea de buena calidad, pero me supo raro. La combinación de hip hop, breakdance, jazz, ballet, un dj, un reggatonero, flamenco, musica negra, máscaras, luces de colores y videos me mareo más de la cuenta. No es por que sea purista ni por que sepa mucho de danza. Entiendo perfectamente el mensaje de la obra por que no era muy novedoso que digamos: la unión de los peruanos a pesar de nuestras diferencias y prejuicios sociales, raciales, religiosos que venimos arrastrando desde la colonia, dejarse de complejos en todas las direcciones y abogar por un Perú mejor.

Un mensaje dado con mucho cariño no lo dudo, pero que no alcanza para reventarle cohetes al show.  Tal vez por que tantos efectos y bailarines hacía difícil ubicar el foco central de algunas escenas, tal vez por que a veces no es necesario tanta alharaca para comunicarnos con el público. Para compesar hay situaciones muy bien logradas, como el despliegue de Vania Masías, que en un sólo de danza nos deja ver el porque es una de las primeras bailarinas del vallet municipal, los breakdancers que dejarón al público con la boca abierta, las bailarinas de flamenco que de verlas ya me dolían los riñones y la pericia vocal del cantante que narraba la historia con el pegajoso hip hop. Después de todo, lo que más puedo rescatar de esta Mezcla es que permite acercar a diversos públicos a estilos de danza y música que tal vez conocen poco, para unos al breakdance y el hip hop, a otros al vallet y el jazz.  Se las recomiendo, por algo dicen que la música es el idioma universial. Les dejo una entrevista en Oh Diosas sobre el show.

Anuncios